7 de mayo de 2014

Primera temporada de veda del bagre rayado en Colombia


A partir de 1 de mayo pasado se inició el primer periodo de veda del bagre pintado, rayado o tigre (Pseudoplatystoma magdaleniatum) en la cuenca del río Magdalena que comprende los ríos Magdalena, Cauca y San Jorge; durante este periodo que finaliza el 30 de mayo se prohíbe la captura y comercialización de esta especie.

La cuenca del río Magdalena, además de ser la artería fluvial más importante del país, es escenario de la pesca artesanal, ejecutada por un alto porcentaje de la población ribereña en sus ciénagas conexas, como actividad extractiva socio-cultural de interés local, regional y nacional.

La actividad económica en los años 30 estaba soportada por la extracción del bagre conocido comúnmente como rayado o pintado, el cual ocupaba el primer lugar en la extracción y generación de ingresos; hoy en día ocupa el cuarto lugar. 

En 1994, con el objeto de darle sostenibilidad a la especie, se ejecutó un proyecto de evaluación de épocas de reproducción cuyo resultado determinó dos picos en el año, uno a mediados de mayo y junio y otro entre los meses de octubre y noviembre. De acuerdo con este resultado, se determinó implementar una veda temporal para proteger las épocas de reproducción de la especie y se estableció en el año 1996, mediante el acuerdo 0009 del 08 de marzo, la “veda temporal del bagre rayado” en los periodos del 1 al 30 de Mayo y del 15 de septiembre al 15 de octubre de cada año.

Esta veda se reglamentó mediante la resolución 00242 del 15 de abril de 1996, donde se establecen medidas como prohibir su extracción, comercialización y almacenamiento en las dos épocas estipuladas. Las personas que incumplan esta disposición se les decomisarán los productos y serán acreedoras a las sanciones establecidas en el Estatuto de Pesca, atendiendo el volumen de producto que tengan en posesión, igualmente se les suspenderá temporal o definitivamente el permiso.

El no cumplimiento de la veda es considerado como un delito de acuerdo con el Artículo 38 de la Ley 1453 de julio de 2011 “Ilícita actividad de pesca”. Esta se castiga con prisión de 4 a 9 años y multas hasta los cincuenta mil (50.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes.

El apoyo y colaboración de los pescadores, comerciantes y consumidores para acatar esta medida es fundamental para garantizar en el futuro la sostenibilidad de este recurso, del cual todos los colombianos satisfacemos nuestras necesidades nutricionales.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Las opiniones expresadas por los lectores y a traves de esta página web, son de exclusiva responsabilidad de quien las envía y se acogen para garantizar el derecho fundamental constitucional a la libre expresión de los ciudadanos, pero se advierte que dicho derecho debe ejercerse con responsabilidad y en el respeto a los demás, a la moral y a las buenas costumbres. Dichas opiniones no reflejan la opinión del periódico Noticesar, ni lo comprometen, ni son avaladas por esta casa editorial. Solo usuarios registrados.